clientes on-linepropuesta de serviciosmapa webcontactolinks


¿Cómo dibujar el contorno de la personalidad de una nación a menudo maltratada por la historia?

Los catalanes temen no ser reconocidos e identificados. Inclinados a la introspección y preocupados por definir su propio comportamiento, no por ello dejan de mostrar su curiosidad por la imagen que se les presta. El reconocimiento de la identidad catalana es generalmente la garantía de una integración más rápida para los foráneos.

El catalán es trabajador y rechaza las facilidades, evitando así el reproche de la pereza habitualmente hecho al español. Tanto el intelectual como el artesano hacen gala de perfeccionismo.

Como persona ahorradora, calidad heredada sin duda de su tradición comercial, nunca opta por la fastuosidad ni la ostentación, considerando el dinero una garantía de seguridad.

La virtud catalana por excelencia es el seny, que se podría traducir por sentido común o sensatez. En realidad, describe todo un conjunto coherente de comportamientos sociales (discreción, discernimiento, prudencia, civismo...) que denota una pronunciada preocupación del catalán por la etiqueta. A pesar de ser cualificado a menudo de "cerrado", se muestra afable y acogedor detrás de unas aparentes señales de distancia.

Aunque de naturaleza conservadora, el catalán en general se muestra curioso y receptivo por las nuevas experiencias, lo que sitúa a menudo Cataluña en la vanguardia del país.

Es importante indicar que muchos catalanes no se consideran españoles. Prefieren considerar su país como una realidad geográfica propia con un pueblo, un idioma y un sistema de valores y de tradiciones distintos.






Calle Calabria, 91 - entlo 2 - 08015 BARCELONA
Tel/Fax + (34) 93 289 37 62 - info@aprilrelocation.com